Antonio Pampliega – “En la oscuridad”

Hace unos meses se salió a la luz el libro de Antonio Pampliega “En la oscuridad” en el que relata los diez meses de secuestro por Al Qaeda en Siria. Cuando me enteré de la publicación de este libro ansié que llegará el día para poder comprarlo. Quizás por la historia en la que ando trabajando desde hace ya un tiempo, quizás porque quería conocer el testimonio de Antonio, quizás por curiosidad, quizás porque tenemos algún amigo y conocido en común… la verdad es que no sabría dar un motivo claro por el que tenía la necesidad de leer este libro.

Reconozco que me ha costado leerlo. Me ha costado leerlo y no enfadarme. No indignarme. Me ha costado entender que no se trataba de un libro de ficción… y estoy segura de que de no haber “conocido” el desenlace quizás no lo habría podido terminar.

El secuestro de Antonio y los otros dos compañeros me pilló de lleno cuando empecé a querer conocer el mundo del fotoperiodismo. Recuerdo que cuando todo salió a la luz yo estaba empezando a conversar con otros compañeros para conocer, para que me contaran lo que no se ve ni se sabe de esta profesión y sobretodo para documentarme antes de ponerme a escribir mi nuevo proyecto. Así que me interese por este suceso, seguí las noticias, las redes… me enfadé e indigné con la ignorancia de muchos, con la poca empatía de otros y sobretodo con la poca importancia que da mucha gente a este oficio. Y también me emocioné cuando me enteré de su liberación.

Hace apenas unas semanas, camino a Madrid acabé de leer el libro. Me emocioné al acabarlo y decidí quedarme con una palabra. Un mensaje. “HURRIYA”. Puede parecer contradictorio que de un libro que relata un secuestro decida quedarme precisamente con esta palabra. Una palabra que significa “LIBERTAD”, pero creo que este es el mensaje que en parte lanza Antonio con este libro, ya que me gustaría pensar que al contar todo esto él se siente a día de hoy un poco más libre.

Porque “En la oscuridad” es un acto inmenso de GENEROSIDAD. Un acto de HUMANIDAD. De VALENTIA. De CORAJE. De LIBERTAD. “HURRIYA” queridos amigos. Esa palabra que muchas veces se difumina y desaparece.

Querido Antonio, GRACIAS. GRACIAS por tu enorme generosidad al compartir esta historia. GRACIAS por seguir pese a todo en esta profesión tan dura y poco valorada. GRACIAS por no rendirte….

Por cierto… me alegro de que hayas podido recuperar aquellos papeles que también quisieron arrebatarte.

MartaJuanola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *