DVICIO JUSTO AHORA… Y PARA SIEMPRE

Ayer en la sala But de Madrid, Dvicio inauguraba en su gira “Justo ahora y siempre” con motivo de la reedición de su primer disco plagado de éxitos y numerosos singles que han llevado al grupo hacia el respeto y amor de publico y crítica. Demostraron que son capaces de llevar el éxito a una nueva definición, hacia la pasión de sus fans incondicionales.

Dvicio es de esos grupos musicales forjados a base de talento, sacrificio y mucho trabajo. El grupo madrileño quiso presentar este nuevo tour en casa, con los suyos, numerosos familiares estaban allí presentes para apoyarles y ellos respondieron de la mejor forma que saben, con un nuevo directo orgánico, potente, sonoro, con una pureza instrumental envidiable y con una voz, la de Andrés, cuidada hasta límites insospechados.

La noche empezaba con “Justo Ahora” y en ese momento el matrimonio entre grupo y público fueron la unión perfecta hasta el final. Desglosaron numerosos de sus grandes temas como “Crucigrama” “Adiós, Adiós” “17 años” o “Se te olvidó quererme”.

Una mesa, 3 copas de vino y un poco de queso, daba la oportunidad a dos afortunadas, una elegida mediante sorteo y otra al azar entre el público, para estar más cerca que nunca de su grupo favorito, y de que Andrés les cantara prácticamente al oído.

Andrés, Luis, Nacho, Martín y Missis, conocidos también por “hacer covers” de grandes grupos y cantantes internacionales, no fallaron a su gente y esa noche no iba a ser menos, pudimos escuchar a piano y voz como Andrés de manera magistral cantaba “Feel” de Robbie Williams y más adelante cantaban también “Counting Stars” de One Republic, canción que ya incluían en su gira anterior.

Andrés no quiso perder la ocasión para acordarse de sus raíces, de donde viene, sonaba en su piano las notas de “Luan Santana” una canción brasileña que su madre allí presente pudo escuchar orgullosa como su hijo cantaba con un perfecto brasileño (bueno eso dejamos que lo juzgue ella)

El público allí presente estaba en el “Paraíso”, pero quería más,  “que más podían pedir?”, “Nada”,  solo que esa noche mágica no terminara nunca,  aunque la velada llegaba a su final, los chicos pedían a su público que se “Enamorase”  mientras  numerosas  estrellas volaban y así encumbraron una noche perfecta de música en directo y una sala llena hasta la bandera entregada y “enamorada” de su grupo.

GALERÍA FOTOGRÁFICA: RUTH MORALES