MÀXIM HUERTA “Firmamento es una historia de agua salada”

Empecé a leer a Màxim Huerta en un blog que creó en su pagina web, cuando dejó la televisión. Recuerdo que sus textos eran textos sin adornos. Textos que hablaban de la vida. De la amistad. De sueños. De pueblo… esos textos en los que muchas veces piensas “esto podría haberlo escrito yo” y así imaginé lo divertido y bonito que podría ser poder compartir algún día una conversación con él.

El tiempo ha pasado y ahora que ya tiene varias novelas escritas y publicadas sigue escribiendo artículos en los que me alegra ver que mantiene esa esencia de los pequeños detalles. Hace poco publicó un artículo que se titulaba Dios era ella (deberíais leerlo) y de nuevo me sentí cerca de él sin conocerle pensando de nuevo “esto podría haberlo escrito yo”. Gracias a las redes sociales (a veces son muy útiles), pude compartirlo con él y así fue como decidí pedir de nuevo entrevistarle (quizás fue una excusa para poder compartir con él una conversación).

Nos llegó la novela “Firmamento” junto con la confirmación de la entrevista. 11 de abril. Barcelona. Después de leerla (me gusta leer los libros, ver las películas, escuchar los discos de las personas con las que voy a hablar. Me algo parece básico.) y preparar la entrevista me tropecé con su artículo Ha sido niño y decidí marcarme el reto de poder convertir nuestra entrevista en una charla entre un escritor y su lector. Creo que lo conseguimos porque se me hizo todo demasiado corto. Ahora sé que con él puedo sentarme a hablar con un café que quizás llegaría a convertirse en una copa de vino.

Màxim Huerta es tal cual lo veis. Transparente. Sincero. Generoso… alguien dispuesto a hablar de todo sin miedo a lo que puedan decir o pensar. Algo que se puede leer en todo lo que escribe. Nos confesó que se dedica a VIVIR y que de pequeño escribía para inventarse sus propios mundos y así escapar de lo que quizás no le gustaba del mundo real. Escribir te permite mentir y eso es algo maravilloso porque como bien dijo Ana María Matute “Hay que inventar la vida porque al final acaba siendo verdad”.

“Firmamento” es una novela sin adornos. Sin filtros. Con Mario y Ana como protagonistas pero con el MAR, el SILENCIO y las MENTIRAS de acompañantes. “Firmamento” es una historia de agua salada. Todo lo que cura en el fondo es agua salada… como las lágrimas, el sudor o el mar… una novela que duele a veces pero que al final quizás nos acaba curando a todos. Si queréis saber el porque del título no os perdáis nuestra conversación. Yo ya lo sé y me gusta.

Le gustan los libros que le generan preguntas. Esos libros que cuando acaban siguen en la cabeza de uno. Afirma que la vida es una novela sin tapas. La vida está llena de capítulos que hay que vivir y con Ana y Mario él ha aprendido a vivir el momento.

Reconoce que el silencio a veces es lo más difícil de escribir, quizás en la vida real también nos pasa lo mismo. Además, muchas veces nos da demasiado pudor hablar de las cosas buenas. Hablar del amor. Nos gusta más hablar de las cosas malas y tendríamos que aprender a quitarle intensidad a según que historias.

En esta conversación quizás no os encontrareis “titulares” pero os encontrareis VERDAD y TRANQUILIDAD, porque la tranquilidad es felicidad y escribir sin filtros es verdad.

Gracias Màxim por hacer de esta conversación una realidad. Ojalá la vida, el destino o el firmamento nos de la oportunidad de poder escribir muchos capítulos más como el de la otra tarde en Barcelona.

Marta Juanola