Silencio… ¡Se rueda!

El otro día tuvimos la suerte de poder visitar el rodaje de la nueva apuesta de Antena 3 y Diagonal TV. “La Catedral del Mar”. Los técnicos iban y venían y de pronto de debajo de una carpa apareció el director de esta aventura, Jordi Frades. Jordi sonríe. Saluda a la gente que se encuentra de camino a la escalinata, donde se dispone a dar las últimas indicaciones a Aitor Luna y Silvia Abascal que le esperan arriba del todo. Vuelve a su sitio concentrado. Entra en la carpa. Silencio todo el mundo. Se rueda. ¡Buena! grita Jordi desde dentro. Todo el mundo aplaude. Todo el mundo sonríe. Acto seguido la prensa entra al ruedo esquivando a los turistas que caminan por el barrio gótico de Barcelona y se agolpan en las vallas que delimitan la zona. Nadie quiere perderse nada.

                cate-1 cate-2

Todo el mundo sabe que a veces las visitas de la prensa al rodaje, pueden convertirse en una auténtica vorágine, una locura de tiempos, de entrevistas, de preguntas, de fotografías, de mira aquí, mira allí… y sobretodo hazlo siempre con tu mejor sonrisa. No me cierres los ojos. Contéstame a todo lo que quiero saber… Tengo que decir que personalmente estos encuentros a veces me estresan, yo soy más de sentarme en un bar con un café y conversar con la persona en cuestión, pero bueno, poder visitar un rodaje siempre es algo divertido, mágico e interesante.

Mientras la gente se iba organizando un grupo de periodistas se llevo a Críspulo Cabezas para empezar la tanda de entrevistas. Estaba libre así que pudimos aprovechar y hablar unos minutos a solas con él.

Después de Críspulo la siguiente en aparecer a escena fue Andrea Duro. Creo que sin darse cuenta y sin previo aviso se encontró rodeada de varios micrófonos, cámaras, grabadoras… y preguntas que iban desvelando anécdotas del rodaje, de su propia vivencia… (¡Hasta le preguntaron por el presupuesto de esta producción!) Andrea contestó como siempre con una de sus mejores sonrisas. Una de esas sonrisas que aquí en la Caja de Música conocemos bien.

Cuando la multitud se separó de Andrea le tocó el turno a Jordi Frades. Jordi aprovecho para recalcar que Isabel y La Catedral del Mar son cosas muy diferentes ya que La Catedral será una serie de época e Isabel era una serie histórica. Está feliz y orgulloso de cómo esta fluyendo todo. Con conocimiento puedo afirmar que Jordi ha sufrido y luchado para que esta aventura salga adelante así que me alegre personalmente de ver ese brillo en los ojos cuando las cámaras se apagaron y pude hablar con él de lo bonito que estaba siendo toda esta aventura.

Mientras Jordi hablaba con la prensa, apareció en escena Silvia Abascal. Radiante. Luminosa. Transparente. Se coloco frente a la prensa y los disparos empezaron a sonar. Algunos periodistas al enterarse de que iba vestida de novia le pidieron que pusiera cara de “Sí quiero”. Silvia les contestó que quizás su novia “No era de las de sí quiero”. Sonrió y debo confesar que yo sonreí con ella. Cuando los disparos terminaron y todo el mundo ya tenía su fotografía agarre mi cámara y disparé. No necesitaba su “sí quiero”, me bastaba con tenerla a ELLA. Tranquila. Relajada. Transparente.

silvia-abascal-1 silvia-abascal-2

Y así llegó a su lado Pablo Derqui y la conversación que Jordi estaba teniendo con la prensa se cortó por una foto de familia. Esta vez junto a la pared esperaban a su director Silvia Abascal, Pablo Derqui y Andrea Duro. Otra vez el mismo ritual. Sonrisas a la izquierda. Sonrisas a la derecha. Mira aquí. Mira allí…

cate-4 cate-5

Una vez acabadas las fotos les toco el turno a Pablo Derqui y Silvia Abascal. Respondieron a la prensa sonrientes y emocionados. Pablo Derqui dijo que de pequeño soñaba con espadas y caballeros y que ahora al poder estar en la Catedral del Mar permitía convertir esos sueños en realidad y eso era simplemente un verdadero lujo.

cate-6

Nuestra aventura en el rodaje acabó ahí. La verdad es que visitar un rodaje siempre es algo emocionante. Siempre es divertido ver como se preparan los sets, ver como las cámaras suben, bajan, ver como la gente corre con un walkie en la mano de un lado a otro… Es mágico cuando se pronuncia la palabra SILENCIO y todo el mundo guarda lo que esta diciendo hasta que se pueda volver a hablar. En definitiva este mundo es mágico.

Sin duda “La Catedral del Mar” es una producción ambiciosa, una aventura en la que muchos han luchado y apostado y espero que cuando el año que viene la podamos disfrutar en nuestros televisores tenga el reconocimiento que se merece. Porque aunque los tiempos estén difíciles hay que seguir apostando, arriesgando y sobretodo… creando, porque no hay nada más maravilloso que poder contar historias. “La Catedral del Mar” dejó Barcelona para trasladarse frente al mar… el show debe continuar.

Marta Juanola.