Miguel Poveda libera sonetos, poemas y flamenco en Girona.

Y fue así como Miguel Poveda llegó a Girona dispuesto a liberar su magia, sus cantares, sus recuerdos… El concierto lo empezó agradeciendo a todos los presentes por estar allí, por el gran apoyo diario y sobretodo por el gran cariño y respeto que le muestran siempre. Y la magia empezó. La libertad empezó a brotar de su garganta con sonetos y poemas convertidos en canción para mantener vivos esos grandes poetas como Rafael Alberti, Lorca, Maria Mercè Marçal de la cual cantó en catalán el poema “Cançó d’un bes sense port” demostrando que su arte no entiende de lenguas y disputas terminó esta primera parte cantándole al mundo que la vida va enserio y que ya nunca más volverá a ser joven.

miguel-11

Las luces se apagaron para dar paso a la magia de una guitarra. Una guitarra acariciada por su fiel “Chicuelo” dejando a todo el Auditori enmudecido y emocionado. Y volvió Miguel al escenario y regaló a los asistentes varias anécdotas para dar paso a varias canciones que de pequeño oía en un tocadiscos que descansaba en la habitación de sus padres. Ese fue el momento en el que el flamenco se libero y se coló por el escenario, platea y anfiteatro. Canto amargo y lamento del alma. Desgarro y pasión que daban paso al primer recuerdo emotivo de la noche, a Loles Montoya y Manuel Molina y sin soltar la emoción Miguel aprovecho para dedicar y recordar a través de uno de los cantes más primitivos del flamenco a un padre que descansa en Sevilla. Con un Tango busco a su madre entre el público y saltó a la platea para sentir de más cerca el cariño de un publico entregado y fiel demostrando una vez más su cercanía y sencillez. El punto final de esta parte lo puso “El Londro” a quien le agradeció cantando por bulerías. Y así se fue del escenario. Bailando.

miguel-12

Las luces se apagaron de nuevo y esta vez el piano bajo los dedos de Joan Albert Amargós enmudeció el Auditori de nuevo esperando a un Miguel Poveda que apareció con la guinda del pastel. La copla. Ese fue el primer punto y final de una noche mágica y especial. En el último minuto se despidió de su gente haciendo alarde una vez más de un sentido del humor que sorprendió a muchos y que no soltó en toda la noche. Cantó de nuevo a la libertad con “El Londro” recordando a grandes artistas libres como Camaron, Morente… para acabar divirtiéndose con la Leyenda del Tiempo del maestro. Así presentó a su banda. A sus compañeros. A sus amigos. Diciendo adiós a un Auditori en pie. Un Auditori que no estaba dispuesto a dejarle marchar tan fácilmente y que le hizo salir de nuevo al escenario cantando y bailando de pie, con toda la esencia y libertad de un arte llamado FLAMENCO.

miguel-19

Nadie puede callar a Lorca gritaste en ese escenario, pero lo que nosotros vivimos y comprobamos es que nadie puede ya callar tu magia.

Miguel Poveda - Auditori de Girona 07/01/2017 ©Marta Juanola para lacajadmusica.com
Miguel Poveda - Auditori de Girona 07/01/2017

MartaJuanola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *